Wishlist

You must be logged in to add items to your wishlist.

Museu do Crime

Butantã, São Paulo

Crimen también es historia

Todas las ciudades del mundo tienen un museo sobre cosas que le avergüenzan, sobre lo marginal, raro, mórbido -y ese es el caso del Museo del Crimen, en São Paulo.

La primera vez que fui tenía 18 años, aproximadamente, en el límite de la edad, porque no está permitida la entrada de menores. No recuerdo bien por qué fui, pero nunca lo olvidaré. Y hasta hoy permanece básicamente igual.

Su nombre, en verdad es Museo de la Polícia civil, y fue hecho para servir de entrenamiento a los estudiantes de la Academia de Policía, en la USP -por eso queda adentro del campus de la Universidad de São Paulo.

Allí encontrás desde tatuajes de prisioneros hasta detalles de grandes crímenes históricos, como el "Bandido da Luz Vermelha", accidentes automovilísticos del comienzo del siglo XX, estatuas de cera reproduciendo diferentes heridas como las producidas por balas o manchas de… ¡es muy raro!

Ahora está vacío: poquísima gente lo conoce. Yo voy más o menos una vez al año. Ellos abren y cierran en horarios alternativos, así que se recomienda llamar para informarse antes.

Viajo highlights

João Acácio Pereira da Costa, conocido como Bandido da Luz Vermelha, fue un notorio criminal brasilero. Vino de Santa Catarina, llegó a San Pablo en la adolescencia, huyendo de robos que había cometido en su Estado Natal.

Vivían en Santos, presentándose como hijo de dueños de Campo y de "buena gente"; vivía una vida tranquila -pero venía a la ciudad de S.P por sus prácticas de robos, siempre en las últimas horas de la madrugada, cortando la energía de la casa (preferiblemente mansiones), con un lienzo para cubrirse el rosto y su principal marca: una linterna con un bucal rojo.

La notoriedad que el caso ganó en la prensa dio a João el título "Bandido da Luz Vermelha", como una inspiración a Caryl Chessman, ejecutado en 1960. Su historia también inspiró una película del cineasta Rogério Sganzerla, en 1968.

A la policia le tomó 6 años identificarlo y, en 1967, por sus huellas digitales dejadas en la ventana de una mansión, fue condenado por 4 asesinatos, 7 intentos de homicidio y 77 asaltos con una pena de 351 años de cárcel.

Fue liberado después de cumplir la pena máxima prevista en la ley brasilera, 30 años, en 1997; volvió a su ciudad natal, Joinville, donde vestido de rojo distribuyó autográfos. Después de 4 meses en libertad fue asesinado en 1998 de un tiro en una pelea de bar.

Museu do Crime
Praça Prof. Reinaldo Porchat, 219,
Butantã,
São Paulo,
S.P. 05508-100
Facundo Guerra Empresario de entretenimento, 48

More from Facundo

Naturalmente vivo

Jardim Botânico, Água Branca

Find out more about Jardim Botânico…

En el nido de la serpiente

Serpentário Instituto Butantan, Butantã

Find out more about Serpentário Instituto Butantan…

Ojos contemporaneos

Museu de Arte Contemporânea, Vila Mariana

Find out more about Museu de Arte Contemporânea…

Arte obligatória

Sala dos neo-concretistas, Bom Retiro

Find out more about Sala dos neo-concretistas…

Cafe que resiste al tiempo

Café Floresta, República

Find out more about Café Floresta…

Comida para celebrar

La Casserole, República

Find out more about La Casserole…

El cine y la Augusta

CineSesc, Cerqueira César

Find out more about CineSesc…